Por Roberto Di Sandro
rdisandro@cronica.com.ar

Se fue a Tandil a pasar la Semana Santa y también a pensar cómo viene la mano de aquí en más. Mauricio Macri, el presidente de la Nación, sabe que está complicado el panorama económico. La inflación no baja y se advierten algunos sobresaltos dentro del gabinete específico.

Claro, tales reveses se proyectan al ámbito social y allí también las quejas se hacen cada vez más intensas. En su residencia de descanso -contaron a Crónica- hubo “algunas presencias” este fin de semana. Pero hay un evento que tiene fundamentalmente importancia para el gobierno: el del martes.

Ese día, es decir pasado mañana, el mandatario que utilizó el teléfono sin parar, en la víspera y también lo hará hoy, confirmará la convocatoria a gobernadores de todas las provincias. A partir de las 10 de la mañana en el Salón Blanco estará acomodándose el lugar donde los mandatarios del interior firmarán un compromiso para controlar el déficit fiscal. Figura en este acuerdo la determinación de jerarquizar el trabajo público, evitando designaciones masivas, pero sí una elección de elementos de primer nivel con absoluto conocimiento de la responsabilidad que van a ocupar.

La cita tiene el fin de “jerarquizar y modernizar el ámbito estatal, pero “lo profundo es evitar exceso de personal y bajar al máximo el déficit fiscal”. Van a ir a la reunión la gobernadora de Buenos Aires, el jefe de la ciudad y todos los que puedan estar. El Presidente quiere que vayan todos porque, según escuchamos por allí, hay críticas permanentes contra varios de ellos por nombramientos “a granel”, que demuestran un criterio abusivo e incontrolable en lo que hace al presupuesto general.

Habrá un discurso del mandatario que se considera “trascendente” teniendo en cuenta esta versión: “Todos deben poner el hombro porque se inicia una etapa de definiciones en lo que hace a políticas futuras”, se escuchó en los pasillos gubernamentales. Parece que los discursos presidenciales toman un cariz de más firmeza.

¿Autoritario?
Dejó expectativas en distintos ámbitos la dimisión del número 2 de Energía, José Luis Sureda. Al dejar implícito en una carta de renuncia la calificación de “autoritarismo” de su jefe, el ministro Aranguren, motivó algunas reuniones en el más alto nivel del gobierno. Por eso, dicen algunos que saben, el presidente Macri llamó al ministro y ambos se reunieron largo rato. No mencionan si en La Rosada o en Olivos, pero “se reunieron y el mandatario se mostró interesado en saber “bien detalladamente” qué pasó". El alejamiento del funcionario dejó pensativos a muchos cercanos al oficialismo por aquella mención de “autoritarismo” al ministro de los grandes tarifazos.

Breves y sabrosas
Esta sección dice cosas que a veces no se difunden. I) Ansiedad de un presidente: como no se tratan temas candentes en el Congreso, nació la impaciencia del número uno: quiere lanzar seis o siete Decretos de Necesidad y Urgencia. En cualquier momento salen todos en el Boletín Oficial. Seguimos numerando: 2) Llegan quejas a través de las rejas de la Casa Rosada. Son de gente mayor. Un núcleo de ellos se congregó en una esquina del edificio y le pide, directo, a Macri que le diga a Rodríguez Larreta que arregle dificultades en el subterráneo de la línea A: las escaleras no funcionan. Los mayores tienen problemas. Se quejaron en todos lados y no les llevaron el apunte. 3) Los mencionamos: Dante Liporace, el chef; Ezequiel Mendonca, jefe de cocina, y Ramiro Hernández, jefe del servicio, junto a otros especialistas, deleitan con sus platos a todos los hombres y mujeres de la Rosada. No sólo por tener una “gran cocina”, sino por el trato con todo el mundo. Da gusto la comida como hablar con ellos. 4) Recién ahora sabemos que existe un nuevo organismo. Se denomina Consejo Argentina 2030. Sus miembros estuvieron con el mandatario. Este conjunto tiene como rol un espacio de diálogo entre el gobierno y la sociedad. Está para orientar políticas de Estado, en diferentes ítems. La noticia número cinco: la Asociación Círculo Italiano pidió una urgente audiencia con el jefe de Estado. Quiere finiquitar de una vez por todas la ubicación del monumento a Cristóbal Colón que fue retirado por el gobierno anterior, que lo reemplazó por otra estatua “desconociendo la donación hecha por el gobierno Italiano”, reza el pedido. Final de este bloque.

Fuentes de trabajo
En las últimas horas han surgido una serie de reuniones, en el ámbito laboral del gobierno, que tienden a terminar con planes “trabajar” que luego se convierten en “clientelistas”. De acuerdo con una versión recogida, “hay un estudio profundo que se realiza junto a sectores sindicales y empresarios para lanzar programas concretos de trabajo”. Se debate la forma de consolidar aportes del gobierno “para abrir fuentes de trabajo y pagar a fin de mes como corresponde”, dijo con palabra fácil un informante. “Dar trabajo estable” sumó otra voz, para ser más concreto. Estas reuniones tienen una sede: el Ministerio de Trabajo.

Obras urgentes
Una orden presidencial que se recibió en los sectores afectados y debe cumplirse de inmediato: Construcción de obras contra las inundaciones. En despachos oficiales de La Rosada se reunieron varios ministros, funcionarios y especialistas en obras hidráulicas para proveer de elementos necesarios a fin de combatir ese flagelo. Se llamó a los gobernadores de Buenos Aires, Córdoba, La Pampa, Santa Fe, Entre Ríos y otras zonas afectadas para iniciar trabajo por mil millones de pesos. El ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, dijo que “debe comenzarse ya con los trabajos” y repitió frases del propio Macri para que “esto se haga ya”. No serán sólo anuncios.

Cortocircuitos
Ciertos cortocircuitos en el conjunto del gabinete económico se suceden en estos días. La suba de la inflación, incontenible, hace que los ojos miren hacia el presidente del Banco Central que, según algunos comentarios, toma decisiones “individuales sin consultar”. De cualquier forma, se supo que en estas horas el joven ministro de Hacienda, hombre equilibrado él, respalda al bancario y reconoce que ciertas medidas “que toma sirven para recuperar la actividad económica”. Dicen que, antes de irse a Tandil, el gobernante máximo los reunió a todos, en Olivos, y trataron de sellar ciertas desavenencias. Por ahora lo logró. En siete días, ahora acompañado con un espacio en el canal de Crónica, vuelve este clásico de “Intimidades de la Casa Rosada... y algo más”. Felices Pascuas para todos.