Miércoles 27 de Mayo de 2020

Hoy es Miércoles 27 de Mayo de 2020 y son las 12:14

  • 17.2º
  • Soleado

ACTUALIDAD

27 de diciembre de 2017

“A veces la justicia no está al nivel de la urgencia que vivimos las víctimas”.

Tuvimos en la tarde de hoy una comunicación telefónica con Eliana Tapia, quien fue víctima de violencia contra el género por parte del empresario Raúl Sebastiani, el 25 de agosto de 2015.

Se mostró conforme con la sentencia por parte de la justicia, confirmada el viernes pasado, en la cual el agresor fue condenado a 5 años de presión efectiva. Pero a la vez manifestó su inseguridad ya que a pesar del fallo judicial Sebastiani sigue prófugo.

“Todo este  año estuvo atravesado por varias cuestiones, hasta ahora no hay nada que me pueda dejar del todo tranquila. Por un lado contenta y conforme con el juez por la condena que se le dio, pero por otro lado me queda la sensación de nunca es suficiente”, sostuvo y agregó: “Tuve siempre mucho miedo porque se venía mostrando que no se iba a hacer justicia. Porque Sebastiani hace un año tuvo una sentencia que era de tres años y después nosotros apelamos  ante el Superior Tribunal de Justicia, quien anuló este fallo y convocó para que se evalúe una nueva sentencia”.

Eliana también contó cómo vive actualmente, luego del fallo judicial contra Sebastiani, y teniendo en cuenta que aún sigue prófugo: “Al día de hoy tengo una custodia en mi domicilio las 24 horas, también tengo un nuevo botón anti pánico, que está conectado directamente al 911. Pero tampoco eso es vida, siento que no puedo hacer mi vida normal. Porque me están cuidando a mí cuando tendrían que haberlo puesto a él en el lugar donde debería haber estado desde un primer momento” dijo la víctima.

Para finalizar hizo mención al apoyo que obtuvo por parte de la sociedad, organizaciones feministas y movimientos sociales, además de periodistas y diferentes medios de comunicación. Manifestando que sin esa colaboración, este hecho hubiera quedado impune. “El primer paso lo di yo pero a la par mía las organizaciones feministas, movimientos sociales, hombres y mujeres independientes y periodistas que me  creían en mi lucha permitieron amplificar mi pedido”, finalizó.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios