Domingo 22 de Mayo de 2022

Hoy es Domingo 22 de Mayo de 2022 y son las 20:10 Radio argentina 89.3 Mhz Av. Lavalle 222 Resistencia Chaco para comunicarte 362 4879579

26.4°

EL CLIMA EN RESISTENCIA

ACTUALIDAD

2 de mayo de 2022

A 40 años del hundimiento, el testimonio de un sobreviviente chaqueño del "ARA General Belgrano"

Fueron 793 los héroes argentinos que soportaron las frías aguas del Atlántico Sur, luego del ataque del submarino británico HMS "Conqueror" en mayo de 1982, durante la Guerra de Malvinas. Entre ellos se encontraba Raúl Ávalos, marinero al momento de la guerra.

Raúl Avalos ingresó a la Armada Argentina con sólo 15 años en 1981, con el afán de pertenecer a la fuerza y rendir honor a la Patria. A principios de 1982, fue destinado al ARA General Belgrano y formó parte de la tripulación al momento que se perpetró el hundimiento de la embarcación. “Realizamos navegaciones como parte de la instrucción para recorrer los puertos, desde Bahía Blanca hasta Puerto Madryn, Ushuaia y Punta del Este. Regresamos al Puerto General Belgrano con una avería en los motores”, recuerda Raúl sobre sus primeras navegaciones.

El 16 de abril de 1982, zarpa el crucero General Belgrano con 1093 tripulantes a bordo y dos civiles hermanos que atendían la cantina del buque. El primer destino fue la Isla de Los Estados, donde realizaron la prueba de todo el armamento, luego ingresaron al puerto de Ushuaia a recargar municiones y abastecer los tanques de combustible para finalmente zarpar. “Nuestra orden era custodiar el Mar Argentino y las costas. Mientras debíamos esperar órdenes”, explica Raúl a la Agencia FOCO. Y agrega: “Después llegaron indicaciones de que debíamos desplazarnos al norte de las Islas, íbamos a realizar un ataque conjunto con la aviación, contra una flota británica que pretendía desembarcar. Pero antes de llegar, nos llega una contraorden que debíamos regresar al continente para quedar en alerta y custodia ante cualquier eventualidad debido a que se había frustrado el ataque en pinza que íbamos a realizar”.

La tripulación se mantuvo fuera del área de excusión cubriendo montajes de guerra en cubierta durante 24 horas, con relevos cada cuatro horas. Los superiores insistían en los ejercicios de simulacro de diferentes situaciones. “Tenía una guardia de 8 a 12 en ese momento. Luego comía, dormía una siesta y a las 15 ya estaba tomando un mate cocido”, recuerda Raúl.

Ataques al buque

El submarino HMS "Conqueror" comenzó a seguir al "General Belgrano" el 1 de mayo por la mañana, y después de recibir autorización del gobierno de Margaret Thatcher disparó los dos torpedos que hundieron al crucero argentino a las 16, del 2 de mayo de 1982. “La alarma de combate duró ese día hasta las 11 de la mañana. No almorcé, sólo tomé una fruta y fui a acostarme. A las 15 tenía que levantarme como cada día, pero me quedé en la cama”, cuenta Ávalos sobre el primer día el ataque al buque.

“A las 16 explota el primer impacto en la zona de la popa, con un sonido muy seco, muy ensordecedor que no deja ver nada en el barco. El segundo torpedo impacta en la parte de la proa, donde corta el buque por más de diez metros, ante lo cual la entrada de agua era incontrolable. No se podía detener el ingreso de agua en el buque”, recuerda.

“Éramos más de 100 personas para salir en una sola escalera. Intento abrir una puerta para llegar hasta la bodega principal y aunque teníamos compañeros entrenados para tapar o controlar las averías, el humo del buque era cada vez más insoportable y la estructura se inclinaba cada vez más”, relata. Y continúa: “Una vez en la bodega principal, cuando vimos que ya era imposible salvar el buque, largamos una balsa al agua junto a otros tripulantes. Empezamos a tironear la cuerda, hasta que se infló, cuando veo a un amigo mío que gritaba auxilio y socorro. Él era más grande que yo, pero estaba muy descompuesto y desvanecido. Intento cargarlo a la balsa, pero los cabos ya se habían soltado y no pudimos subir”.

“Bajé por otra escalera que nos daba para pisar y recostado sobre la escora, nos trasladamos hacia el lado de la popa. Vimos otra balsa que estaba amarrada, empujé a mi compañero, caí al agua y una vez en el agua, otros compañeros me ayudaron a subir a la balsa”, cuenta Raúl.  

“Esperamos 44 horas hasta que nos rescataron, soportando temperaturas de hasta 10 grados bajo cero. El buque que nos rescata es el Bahía Paraíso, a unos 79 marinos aproximadamente”, concluye. En esta embarcación, subieron a cubierta casi desvanecidos, pudieron bañarse, tomar algo caliente y ponerse ropa nueva.

Los buques recogieron un total de 793 de los 1.093 tripulantes, de los que resultaron 23 fallecidos en las balsas y otros 300 en el propio naufragio. “Uno cuando se hace soldado, no se hace soldado para ir a la guerra. La guerra es mala, la guerra no hace bien a nadie, nadie gana en una guerra, todos la perdemos”, asegura.

Raúl se retiró de la Armada en diciembre de 1986, como Cabo Segundo. Recién en el 2017 parte de la tripulación pudo reencontrase en La Falda, Córdoba. “Me acordaba de dos compañeros con los que compartimos la División 13 del buque. Fue un momento muy emocionante para todos”, cuenta emocionado Raúl. “Yo los hice rezar a todos en todo momento, eso puede decirlo hasta un desconocido. Eso también me lo agradecieron en ese encuentro”, afirma.  

Testimonio vivo y sobreviviente de la guerra

Raúl nació en la casa de barro de su abuela, en el Lote 4 de Quitilipi, Chaco. Actualmente es diácono permanente de la parroquia en Ushuaia, Tierra del Fuego. Tiene 58 años, tres hijos y dos nietas.

Como parte de sus actividades habituales, recorre los colegios de la ciudad y brinda charlas sobre su experiencia como parte de la última tripulación del ARA General Belgrano y sobreviviente de la guerra de Malvinas. “A los maestros siempre les digo que esto no se acabe el 2 de abril, que sea todo el año. Todo el año debemos recordar y homenajear a quienes dejaron su vida por nuestra Patria. Y a los estudiantes motivo siempre a continuar, por vías diplomáticas, el reclamo por nuestras Malvinas”.

Marinos chaqueños que se hundieron con el crucero

*Norberto Andrada, cabo principal, de Taco Pozo

*Ramón Barrios, suboficial mayor, de Barranqueras

*Pantaleón Benítez, cabo principal, de Colonia Elisa

*Antonio Mario Bordón, cabo principal, de Barranqueras

*Miguel Ángel Bordón, cabo principal, de San Bernardo

*Juan Carlos Córdoba, suboficial 2°, de Sáenz Peña

*Matías Fleitas, suboficial 2°, de Las Palmas.

*Fernando Esteban Lugo, cabo 2°, de Resistencia

*Antonio Javier Ojeda, suboficial 2°, de Resistencia

*José Ernesto Pucheta, cabo l°, de Resistencia

*Ricardo Ramírez, cabo 2°, de Fontana

*Ramón Augusto Solórzano, conscripto, de Gancedo

 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios