Miércoles 23 de Septiembre de 2020

Hoy es Miércoles 23 de Septiembre de 2020 y son las 07:37 Radio argentina 89.3 Mhz www.argentinaenlinea.com.ar

  • 12.8º
  • Soleado

CHACO

20 de julio de 2020

Dylan vuelve a casa nueve meses después de recibir su corazón

Celebró su quinto cumpleaños en marzo, cuando el país ingresaba en el aislamiento social. En el Día del Amigo llegó a Villa Berthet con su papá.

Dylan Gómez, el chaqueño que a los cuatro años de edad recibió un trasplante de corazón, regresa a su casa. Luego de su internación en marzo de 2019 y la intervención en octubre, este mes obtuvo la esperada alta médica. Horas antes de emprender viaje hacia el Chaco su papá dijo. “Va a ser un día muy emocionante”, anticipó Mario Gómez. El regreso es en remís, cumpliendo los protocolos de seguridad, y la previsión es llegar a Corrientes este lunes a media mañana. Después cambiarán de vehículo (de Osprera, la obra social familiar), hasta Villa Berthet, donde deberán cumplir los 14 días de aislamiento que corresponden. En casa los esperan las tres hermanas de Dylan y su mamá, que debió volver a la provincia para cuidarlas y porque a partir de la pandemia la circulación restringió la posibilidad de viajar. Un año y cuatro meses En marzo de 2019 el niño debió ser trasladado de urgencia en un avión sanitario para ser internado en el hospital Italiano. “Cuando los médicos dijeron que necesitaba una atención de alta complejidad, siempre tuve fe en que iba a salir bien”, cuenta Omar. Y en otro tramo de la conversación comparte un momento íntimo de aquel vuelo: “Lo tenía en brazos y le dije vamos hijo, vamos. Papá viene con vos y vamos a volver juntos. Y así fue, estamos volviendo tranquilos y con un corazón sano para que él continúe una vida normal”. Cuestión de horas La espera se extendía pese a las insistentes apariciones en medios pidiendo por un donante que incluyeron una aparición en uno de los programas más vistos de la televisión argentina (con Marcelo Tinelli). Recién el 7 de octubre llegó la llamada que esperaban: hay un donante y es de Salta. Ese día entró a las 10 al quirófano, a las 13 llegó el órgano, a la 15.30 el equipo de cirugía comunicó que ya se había completado el trasplante y que quedaría en observación varias horas más. El paso al área de terapia intensiva recién se cumplió a las 19. “Al día siguiente para las 6 ya estaba llamándome sentado, al rato le dieron un yogur. Fue una evolución bárbara, muy linda”, describe el papá. “Siempre tuve fe de que volvería con mi hijo sano, ahora esperamos reencontrarnos con la familia y con toda Villa Berthet, que estuvo con nosotros este tiempo”, de esperanza. “Su recuperación fue asombrosamente rápida. En menos de 48 horas despertó y comenzó a sonreír, a comer", resume su papá Mario Gómez. “En medio del dolor, una familia dijo sí a la donación” Para muchos el 7 de octubre es el segundo cumpleaños de Dylan y el día que llegó su ángel donante. En el diario El Tribuno se supo que un niño de nueve años que padecía una afección crónica de convulsiones recibió diagnóstico de muerte cerebral. La madre declaró que con la donación de órganos otra mamá no pasaría lo que ella estaba viviendo. Mario rescata que esa familia salteña haya tomado una decisión tan importante: “En medio del dolor por la pérdida de un hijo tuvieron la voluntad de decir sí a la donación de órganos”. A la repercusión que tuvo el caso con entrevistas por medios de Salta se suma un vínculo entre familias. Receptores y donantes eligieron mantener contacto y una vez superada la pandemia hablaron de conocerse en persona. “Mi hijo fue beneficiado con ese corazón y gracias Dios desde que lo recibió nunca tuvo inconvenientes y la evolución fue favorable”, agrega. El 30 de mayo es el Día Nacional de la Donación de Órganos y el 6 de junio es el Día Mundial del Paciente Trasplantado. Un largo camino A partir del diagnóstico de miocarditis distrófica de Dylan la familia vivió años tratamientos e intervenciones quirúrgicas -incluyendo un corazón artificial- para mejorar su calidad de vida. Entre los momentos más difíciles menciona uno en el quirófano antes del trasplante. Le estaban colocando la anestesia, rodeado de enfermeras, acostado; “me agarró la cara con las dos manos y me dijo papá te amo; y se durmió. Esa imagen no me la borro nunca; me largué a llorar y eso que soy duro”, cuenta. “Fue una batalla dura que no se la deseo a nadie. Solamente quien pasa en un hospital sabe. Pero esto no termina acá, hay que seguir cuidándonos y hay que seguir dando apoyo a familias que siguen en lista de espera por un trasplante. Con tantos chicos que la están peleando ojalá que se avance en el cumplimiento de la ley Justina para casos pediátricos”, convoca. Agradecimientos a todo un país Mucha gente colaboró en campañas solidarias para dar sostén económico a la familia del niño trasplantado, tanto en Buenos Aires como en Villa Berthet: en la parroquia, en comercios. Mario trabaja en un consorcio caminero y agradece el respaldo en el tiempo que debió ausentarse: “Los patrones me bancaron, me dijeron que no me preocupe que cuando vuelva voy a tener trabajo”. El traslado desde Buenos Aires es cubierto por la empresa y en la provincia la obra social Osprera. “Mucha gente me dio apoyo en Buenos Aires: medios y familias de otras localidades; hasta de la Antártida recibimos mensajes de apoyo y de aliento. También se comunicó gente que vive en Estados Unidos, México, Uruguay, Chile”. “Dylan se hizo querer por mucha gente y si lo conocen van a ver que es un amor”. A partir de ahora los controles continuarán en Resistencia, seguramente a fines de agosto, principios de septiembre. Deberá continuar con la toma de medicación. En Buenos Aires la médica que coordina varios trámites (permisos, información de la historia clínica) le dijo que es probable que deban regresar a fin de año o en enero, porque hay que hacer un control general.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios