Domingo 25 de Octubre de 2020

Hoy es Domingo 25 de Octubre de 2020 y son las 16:22 Radio argentina 89.3 Mhz www.argentinaenlinea.com.ar

  • 40º
  • Parcialmente soleado

JUDICIALES CHACO

11 de febrero de 2020

La Secretaría de Derechos Humanos y Géneros apelará la absolución de un policía por un caso de gatillo fácil

Se trata del suboficial de Drogas Peligrosas Oscar Fernando Follmer, que asesinó por la espalda a Benjamín Fernández, en 2018. El fallo será apelado en articulación con la querella que representa a la familia y la Fiscalía, como parte del compromiso del Estado provincial en la erradicación y la adecuada sanción a la violencia policial.

La Secretaría de Derechos Humanos y Géneros apelará ante la justicia la absolución dictada este mediodía al Suboficial de Drogas Peligrosas Oscar Fernando Follmer por la Jueza Dolly Fernández de la Cámara 2º en lo Criminal de Resistencia. El caso, ocurrido en 2018, se enmarca en lo que se conoce comúnmente como “gatillo fácil”.

El Gobierno provincial, a través de la Secretaría de Derechos Humanos y Géneros expresó su desacuerdo con el fallo absolutorio, que será apelado en articulación con la querella que representa a la familia y la Fiscalía.

“Nuestro compromiso es dar respuesta a las demandas de prevención y protección integral de derechos humanos, procurando la erradicación y la adecuada sanción a la violencia policial. Entendemos que las fuerzas de seguridad están para proteger a los chaqueños y chaqueñas, y por lo tanto, deben circunscribirse a ello. Por eso trabajamos en fortalecer a la institución policial en su accionar desde la perspectiva de derechos humanos”, expresó Silvana Pérez, a cargo del área.

“Confiamos en que el Superior Tribunal de Justicia revoque el fallo y ratifique el criterio de sancionar adecuadamente este tipo de hechos conforme a los precedentes jurisprudenciales y a una adecuada valoración de la prueba”, agregó la funcionaria.

Respecto al juicio del caso, el abogado Kevin Nielsen aseguró que hubo “diversas irregularidades” en la actuación policial y en la escena del hecho. Entre ellas, mencionó “la introducción del arma de fuego que aparece a una distancia considerable de donde estaba el cuerpo de Benjamín, y que es encontrada de forma espontánea por el personal policial”. 

El abogado aseguró además que “se hizo patente en el juicio el hostigamiento al que eran sometido Benjamín y su grupo de amigos por parte de algunos integrantes de policía de la provincia”. Nielsen afirmó que el caso encuadra en lo que para la legislación internacional se denomina ejecución sumaria, extrajudicial o arbitraria.

Se trata de una de las violaciones de Derechos Humanos más graves, que exigen al Estado, a través del Poder Judicial, una adecuada sanción. De no ser así, podría traer aparejadas sanciones en el plano internacional, considerando los compromisos asumidos por el Estado Chaqueño a raíz del caso “Greco” que derivó en una solución amistosa ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

El caso

Benjamín Fernández, de 18 años, fue ejecutado por la espalda por Oscar Fernando Follmer, el 9 de agosto de 2018, en lo que comúnmente se denomina como “gatillo fácil”, siendo ésta una de las prácticas que se enmarcan dentro de las violaciones de derechos humanos en democracia. 

En el desarrollo del juicio se comprobó que con alto grado de probabilidad a Benjamín le plantaron un arma de fuego, por lo cual se inició una investigación independiente. 

Es por ello que la Secretaría de Derechos Humanos y Géneros decidió litigar el caso por ser representativo de un accionar que obedece a prácticas estructurales de comisión de delitos y de encubrimientos que deben ser erradicadas de nuestras fuerzas de seguridad.

Gatillo fácil, un delito que debe ser desterrado de las fuerzas

Según datos del Observatorio de Conflictos Sociales del Nordeste Argentino (OCSo-NEA), se contabilizaron en la provincia 21 casos de gatillo fácil en los últimos diez años. 

El 70% de las víctimas fueron jóvenes de entre 18 y 35 años, de lo que se desprende que las principales víctimas de este delito son principalmente varones jóvenes en situación de vulnerabilidad social.

En total, desde 2009 hasta 2019 habrían sido asesinados en el Chaco bajo la modalidad de “gatillo fácil”: Rubén Rojas (19), Damián Núñez (18), Ezequiel Aguilar (17), Maximiliano Pelayo (22), Mauro Obregón (22), Jorge Flores (29), Carlos Leiva (19), Mario Toloza (36), Claudio Gomez (48), Víctor Alegre (45), Orlando Gomez (39), Marcelo Herrera (29), Jairo David Ramírez (23), Jesús Martínez (18), Juan Alberto Benítez (32), Benjamín Fernández (18), Ismael Ramírez (13), Brian Exequiel Pujol (17), Claudio Cáceres (31), Franco Dalpech (21) y Sergio Maidana (27)”.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios