Por Matías Resano 

mresano@cronica.com.ar 

Bajo el firme mensaje "Justicia por la inoperancia de la Clínica Alcorta", familiares y allegados de Gonzalo Pérez marcharán en la tarde de hoy hacia el establecimiento sanitario, blanco de las acusaciones por la confusa muerte del pequeño de tan sólo 2 años.

El niño ingresó el pasado enero con un cuadro febril, y luego de una serie de omisiones y diagnósticos fallidos, perdió la vida a los cinco días. En consecuencia, sus progenitores pusieron en marcha una investigación judicial por mala praxis contra los responsables del centro de salud, argumentando que "no queremos ningún otro niño atendido por médicos fantasmas".

En la jornada del 7 de enero Paola Nocera llevó a su hijo Gonzalo, de 2 años y 8 meses, a la Clínica Alcorta, de la localidad bonaerense de Moreno, porque su niño presentaba fiebre con alta temperatura y en consecuencia había comenzado a convulsionar.

Sin embargo, el personal del establecimiento sólo atinó a informarle que "tenía apendicitis y me dijeron que no tenían cirujano de guardia ni pediatría, por eso me aconsejaron que fuera a otro hospital", señaló Paola a "Crónica". Finalmente, la joven acudió con su pequeño al Hospital Posadas, donde también le suministraron un diagnóstico erróneo, puesto que según las autoridades médicas el cuadro de Gonzalo, apodado Chuly, era gastritis.


Suero desconectado


En principio, "a los días siguientes mi hijo mejoró, pero el martes 10 de enero empeoró, por eso volvimos a la Alcorta y después de dos horas de espera lo internaron", relató la progenitora. Al pequeño le inyectaron un suero con su medicación correspondiente, pero la asistencia se desconectaba en forma constante, lo que Nocera le notificó a una de las enfermeras.

Sin embargo, la asistente le respondió: "Es que tu nene es muy inquieto y yo no se lo voy a volver a poner". A partir de entonces, Chuly continuó desmejorando hasta que en la mañana del miércoles perdió su vida, según la autopsia, por gastroenteritis.

No obstante, su madre remarcó que "fue determinante que no estuviera conectado al suero y que sabiendo que tenía una infección, nadie lo medicó". En consecuencia, la mujer dejó en claro que "esta clínica me lo mató" y por esta razón radicaron una denuncia judicial en la UFI 4 de Moreno.

En este sentido, Nocera aseguró que "exigimos el esclarecimiento de lo que le pasó a mi hijo y que ningún niño más sea atendido en esta clínica". Por lo tanto, en la tarde de hoy, a partir de las 17, marcharán desde el puente de Moreno, en la Autopista del Oeste, hasta el mencionado establecimiento.